Buscar en este blog

jueves, 6 de marzo de 2014

Territorios, pueblos y paisajes abandonados y olvidados de Teruel



http://www.ieturolenses.org/index.php/biblioteca/territorios-abandonados-paisajes-y-pueblos-olvidados-de-teruel.html
Autor: Luis del Romero Renau y Antonio Valera Lozano Editorial: Instituo de EstudiosTurolenses Páginas: 175
En el último siglo Teruel ha perdido un 46% de población. En la actualidad es la segunda provincia de España con menos población y densidad demográfica, solamente superada por Soria. Luis del Romero y Antonio Valera, dos jóvenes geógrafos, han recorrido durante varios años los pueblos abandonados (la mayoría también olvidados) más importantes de la provincia.

Han recogido veintisiete núcleos que fueron abandonados a los largo del siglo XX y principios del XXI por diversas razones. Pueblos y zonas aledañas con un enorme patrimonio histórico, cultural, etnológico, industrial y bélico. Pretenden los autores "contribuir humildemente a que la memoria de muchos pueblos no se pierda para siempre". A ese empeño humildemente me uno, pero con el mismo ánimo, sugiriendo a mis lectores que adquieran el libro y que sigan algunos de los consejos de acción que los autores proponen.

El libro está pedagógicamente estructurado en rutas temáticas, lo que sugiere una interacción entre el propósito y la documentación que aportan los autores y las actividades fisicas de los lectores. Por esta razón este valioso volumen no sólo aporta noticia del descalabro humano, social y paisajístico que estos años pasados han provocado por razones complejas en las que podríamos biuscar ciertas responsabilidades políticas y económicas, en el territorio de nuestra olvidada provincia ("Teruel también existe" fue en los finales del siglo XX una consigna que hizo fortuna, aunque no mucha, vistos los resultados).

La oferta --diez rutas-- es tentadora. Los autores aportan fotos, croquis y mapas para hacer más fácil la localización. Dividen la propuesta en rutas senderistas, para turismos, bicicletas de montaña y todoterrenos. El lector aventurero podría descubrir "rincones de gran belleza natural y que aún esconden muestras de patrimonio de gran interés: iglesias, cementerios, casonas señoriales, antiguas fábricas y minas".

No de inferior interés y por supuesto manteniendo la riqueza documental, histórica y artística que es tónica general de la obra, se nos ofrecen una serie de rutas temáticas en torno a pueblos o localizaciones divididas por las razones de su abandono. Y así tenemos una serie de fichas dedicadas a "pueblos abandonados por la crisis agrícola y ganadera" en mayor número que el resto. Otras fichas temáticas para "núcleos industriales y mineros". Y por último cuatro dedicadas a sendos pueblos que debieron ser abandonados "por causas forzosas". Y son estos, Las Casillas de Bezas (Albarracin), La Estrella (Mosqueruela), Mas del Llaurador (Valjunquera) y Santolea (Castellote).

En estos últimos ejemplos queda de manifiesto que la crisis rural no es la causa única del abandono del territorio, también la mala gestión y la incuria oficial, económica y social durante décadas puede estar en el trasfondo del desastre, junto a una politica demencial de repoblaciones forestales (privilegiadas sobre el pastoreo y actividades pecuarias, estilo de vida de las gentes de estos pueblos), falta de los servicios mas elementales e intereses bastardos de dirigentes e instituciones. A veces han sido catástrofes naturales, ayudadas por la falta de infraestructuras viarias y urbanisticas o el azote de la guerra (como en el caso del Mas del Llaurador en el Matarraña) o las necesidades de progreso económico como en Santolea, que fue abandonado a causa del recrecimiento el embalse del mismo nombre.

A pesar de la belleza y la seducción natural que emana de este libro y los lugares que refleja en sus páginas, el tono general de la obra y el que al final queda en el ánimo del lector es de tristeza. Una cierta nostalgia herida de otros tiempos y un pesar por tantísimas personas que han padecido en sus carnes y su espíritu lo que significa abandonar el lugar donde nacieron y perder la raiz y la memoria que constituye nuestro ser definitorio, lo que nos delimita como personas. Como dice el pie de imprenta del libro "Este libro se imprimió...en el 75 aniversario del final de la batalla de Teruel durante la Guerra Civil, paradigma de una contienda que cambiaría para siempre la historia de estas tierras".
Lectura imprescindible, pues, para todos los que aman esta tierra, que es la nuestra.

Publicado en La Comarca

No hay comentarios: