Buscar en este blog

jueves, 15 de abril de 2010

EL ÁGUILA PERDICERA INTERRUMPE EL CALENDARIO DE OBRAS EN SANTOLEA

El periodo de anidamiento impide las voladuras y el trabajo de gran maquinaria
El Diario de Teruel publico ayer, 14 de Abril, la siguiente noticia relacionada con las obras del pantano:

“El departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha ordenado la paralización de las voladuras y todo tipo de trabajos realizados con maquinaria pesada en la presa de cola que se construye en las obras del recrecimiento del embalse de Santolea como consecuencia del inicio de la época de anidación del águila perdicera, una especie en peligro de extinción y protegida en la Comunidad aragonesa.Fuentes del departamento de Medio Ambiente confirmaron ayer esta información y declararon que la maquinaria pesada no podrá regresar a la zona de trabajo ubicada en las proximidades del nido del azor hasta que no pase el periodo de nidificación (preparación del nido), incubación de los huevos e incluso hasta que los pollos puedan volar.AcuaEbro, a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), únicamente aseveró que los trabajos no están suspendidos y que hay operarios en otras zonas del embalse. No obstante, no facilitó ninguna otra información oficial sobre lo que otras fuentes relacionadas con AcuaEbro calificaron como "un pequeño problema medioambiental”.Por otra parte, este rotativo pudo saber ayer que la UTE Copisa-Corsan Corviam, que ejecuta la obra, se ha visto obligada a la contratación de un ornitólogo al que, al parecer, se le ha encargado la redacción de un estudio medioambiental sobre la pareja que ha anidado en las paredes rocosas del embalse y que podría disponer ya de crías.Medio Ambiente ha "pedido " a la empresa que traslade toda la maquinaria a otro punto de la obra que no moleste a las aves durante el periodo de crianza de polluelos. Sin embargo, antes de comenzar el recrecimiento de la presa principal del embalse es necesaria la construcción de la presa de cola (lugar donde se trabajaba desde enero), que una pieza fundamental del proyecto, pues sirve de reserva hídrica del embalse mientras duran los trabajos en el presa principal.
De la misma manera, Medio Ambiente recordó que "la empresa y la CHE han tenido tiempo suficiente para realizar una planificación de la obra ", en cuya declaración de impacto ambiental figuran una serie de medidas de protección, entre éstas que los trabajos con mayor afección sonora en la zona sensible debían realizarse en otoño, invierno y parte del verano, pero no en la primavera ni durante los primeros días de verano por la presencia de aves protegidas en la zona."


"LARGO INVIERNO
El problema ha sido el largo invierno, que ha venido acompañado de nieve y lluvia durante más tiempo del previsto, y que ha dado al traste con los planes de la empresa. Las voladuras tenían que haber finalizado antes de marzo y del inicio de la época de anidación del azor, pero ha sido imposible por la adversa meteorología, que ha retrasado las obras más de lo planificado.
El viernes pasado las máquinas retroexcavadoras y camiones de varias empresas subcontratadas por la UTE principal que trabajaban en el acopio de gravas, limpiado de voladuras -que se realizaban prácticamente dos o tres veces por semana- se retiraron de la obra, según confirmaron fuentes solventes a este rotativo. Asimismo, la última voladura en la zona de cola del embalse tuvo lugar el 21 de marzo, cuando Medio Ambiente comunicó a la empresa adjudicataria que los trabajos con dinamita debían suspenderse. Éste es el segundo revés que sufren las obras de este proyecto, esperado durante décadas por los regantes y que, tras empezar en el verano de de 2007, tuvieron que ser suspendidas 10 meses después como consecuencia de los problemas de cimentación detectados en la presa de cola. Hasta entonces solamente se había realizado el desvío del río, las ataguías de la presa del puente y los trabajos de reconocimiento y prospección previos. Después de 19 meses, en enero pasado, se reanudaron los trabajos con un primer modificado del proyecto que disparó casi un 20% (19,8%) el presupuesto inicial de la obra hasta los 36.090.729 euros.
Para los regantes es imprescindible que el recrecimiento del embalse no vuelva a paralizarse, ni si quiera un par de meses, puesto que necesitan que la obra este terminada el próximo día 31 de diciembre de este mismo año para embalsar agua para la siguiente campaña de riego en la zona.”

No hay comentarios: